¡Los verdareros materialistas somos quienes creemos en Cristo resucitado!


 

Si Jesucristo ha resucitado –y lo ha hecho‒ este glorioso cuerpo resucitado abarca inevitablemente toda la creación material (nótese: ¡material!) y espiritual, política y civil del mundo. 

Este cuerpo glorioso actúa precisamente como levadura transformadora, como causa atractiva y transformadora, sobre toda la realidad cósmica e histórica.

Es decir, actúa sobre todo el cosmos forjando, por así decir, con el tiempo, los nuevos cielos y la nueva tierra de la eternidad.


En este breve texto (en forma de carta a don Alfredo Nesi, sacerdote de la Opera della Madonnina del Grappa, que por aquel entonces era párroco en el barrio «Corea» de la periferia obrera de Livorno) se condensa el pensamiento de La Pira sobre los fundamentos del mensaje «revolucionario» del cristianismo. 


PARA VER EL TEXTO COMPLETO DE LA CARTA CLICAR AQUÍ