La ciudad

 

Se ha dicho que justamente a partir de su experiencia en la alcaldía La Pira maduró y expresó plenamente su manera de interpretar el compromiso político; como alcalde vio los problemas relacionados con la puesta en práctica de los principios que había elaborado y debatido durante su experiencia en la Asamblea Constituyente; a la hora de administrar la ciudad, aportó la experiencia que había adquirido cuando, como subsecretario en el Ministerio de Trabajo, había tenido que hacer frente a los conflictos sociales y sindicales; como responsable de la vida de la ciudad, llevó a cabo su cometido con esa sensibilidad hacia las necesidades de los más débiles y menesterosos que había afinado durante su larga práctica de las actividades de asistencia. 

Image

La Pira, aun no siendo florentino, entendió e interpretó la identidad y la historia de Florencia; y atribuyó al cargo de alcalde el rol de garante de los derechos de ciudadanía: el derecho a la vivienda, el derecho al trabajo, el derecho a la paz y demás.

A diferencia de lo que se afirmaría durante mucho tiempo en una amplia parte de los periódicos políticos, La Pira fue también un atento administrador. Algunas de las realizaciones de las Juntas presididas por él fueron, además de las ya mencionadas: la reconstrucción de los puentes sobre el río Arno, la Central de la Leche, el nuevo Teatro Municipal, el relanzamiento del Maggio Musicale Fiorentino, el plan urbanístico, la construcción de 17 escuelas nuevas, de un paso elevado y de pasajes subterráneos, etc.