Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en menu_set_active_trail() (línea 2405 de /var/www/clients/client2/web3/web/includes/menu.inc).

Fioretta Mazzei


Fioretta oye hablar de La Pira cuando está todavía en el instituto, y se une a ese grupo de jóvenes fascinados por su palabra y por su testimonio. Hacia los veinte años Fioretta ya ha hecho elecciones importantes en lo que respecta a su vida y a la religión. Aunque proviene de una antigua y acomodada familia florentina, renuncia a una vida sin problemas económicos y elige ser pobre y quedarse con los pobres. No sólo renuncia a los bienes terrenales sino también a sí misma para entregarse por completo a Dios dando a los demás, a los más débiles. Como La Pira, ella también elige seguir llevando su hábito laico para trabajar con mayor eficacia en el mundo alejado de Dios.
En 1943, La Pira se ve obligado a dejar Florencia al estar perseguido por la policía nazi-fascista y se refugia en la campiña sienesa, donde es hospedado por la familia Mazzei. Durante esta estancia, que dura tres meses, es cuando se consolida el conocimiento y la amistad entre ambos.
Después de la Liberación y de ser elegido en la Asamblea Constituyente, La Pira, desde Roma, mediante una nutrida correspondencia, mantiene informada a Fioretta sobre la redacción de la Constitución italiana, lo que la convierte en un testigo de excepción de aquellos tiempos. Es ciertamente durante este periodo cuando nace el interés de Fioretta hacia la política. Un interés que se vuelve concreto en 1951, cuando La Pira, candidato a la alcaldía de Florencia, convence a Fioretta para que se presente a las elecciones para el Consejo Municipal.
Sale elegida y se convierte en estrecha colaboradora del alcalde La Pira, que tiene muy en cuenta su opinión. Se ocupará de todas aquellas iniciativas promovidas por el alcalde para las que no había un referente en las oficinas del Ayuntamiento, cuyas limitadas competencias estaban decididamente desfasadas y obsoletas.
Fioretta Mazzei seguirá en la Administración florentina durante más de 40 años y se convertirá en decana del Consejo Municipal, poniendo al servicio de la ciudad su gran imaginación y su capacidad para transformarla en cosas concretas. A lo largo de las varias Administraciones de las que formó parte fue responsable de las concejalías de Instrucción Pública, Cultura y Juventud y, por último, Seguridad Social.
Los importantes cargos que desempeñó nunca le impedirían ocuparse cotidianamente de sus amigos más pobres, de los muchachos de San Frediano, donde empezó su apostolado, y en especial de las muchachas a las que había dado alojamiento en su casa, para las cuales sería más que una madre y de cuyo futuro se haría cargo tanto en lo referente a sus vidas como a su fe.
En este empeño, así como en el de San Procolo (la Misa de la Caridad promovida por La Pira en 1934), Fioretta recibiría el apoyo de un grupo de amigos entre los cuales se contaban Ghita Vogel, Marigù Pelleri y don Danilo Cubattoli.
Tras la muerte de La Pira (1977) Fioretta Mazzei, con la ayuda de Pino Arpioni y Antinesca Tilli, se encarga de que no se desvanezca el preciado patrimonio religioso, cultural, social y político construido por el Profesor durante toda su vida. Con este objetivo, promueve la creación de la «Fundación Giorgio La Pira», que preside hasta su muerte, en 1998.
Fioretta puede ser considerada como la persona que compartió más que cualquier otra la experiencia cristiana, social y política de La Pira. La compartió de manera activa, no sólo escuchando sino también proponiendo y estimulando.