El caso Pignone

 

De todas las intervenciones del alcalde La Pira en defensa del empleo en la ciudad –Pignone, Galileo, Fonderia delle Cure, etc.‒, sin duda la primera es la que tiene un valor más emblemático. 

 

La Pignone era la fábrica más importante de la realidad industrial florentina; a principios de los años 50 daba trabajo a casi 3000 personas, entre operarios y administrativos. Con la reestructuración del sector metalmecánico que siguió al final de la guerra, se había intentado reconvertirla pasando a fabricar telares para la industria textil, si bien con poco éxito.

ImageEn noviembre de 1953 la sociedad propietaria, SNIA Viscosa, anuncia el cierre de los locales: los obreros ocupan la fábrica y La Pira se pone públicamente de su parte. Escribe a los políticos nacionales, a los obispos, a las personalidades de la cultura, a los empresarios. Hace de la cuestión el tema constante de sus cartas a Pío XII. Se posiciona fuertemente respecto a su amigo Fanfani, que está en el Gobierno como ministro del Interior.

Por fin, el 9 de enero de 1954, se alcanza un acuerdo con el ENI de Mattei: se salvan así los ingresos de casi 2000 familias florentinas y la realidad productiva de la ciudad no pierde uno de sus puntos de fuerza sino que, al contrario, experimentará un gran desarrollo.

En cualquier caso, los ánimos no se aplacan. La magnitud de la cuestión es perceptible en un decidido discurso de La Pira en el Consejo Municipal y en sus polémicas con don Sturzo.