Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en menu_set_active_trail() (línea 2405 de /var/www/clients/client2/web3/web/includes/menu.inc).

Carta a Luciano



Querido Luciano:

Nuestra charla del domingo fue muy provechosa, y quiero poner por escrito los puntos esenciales de nuestras determinaciones (nada nuevo, por otro lado). 

Lo primero es que el fundamento de nuestro edificio nos lo proporciona la definición exacta de San Procolo: «San Procolo es una comunidad que se expresa a través de una triple comunión».

1) Comunidad eucarística, porque se centra en torno a la santa misa, que es la realización de la finalidad comunitaria de la Eucaristía Sacramentum ecclesiasticae unitaria. Y por esta razón fundamental la manifestación esencial de San Procolo está constituida por la misa que cada domingo reúne a la comunidad en torno al altar para celebrar el sacrificio de la santa misa. La participación en esta celebración tiene que convertirse para los miembros de esta comunidad en un elemento esencial de su existencia, éstos han de sentir la necesidad de participar en este acto fundamental de sus vidas. 

Badia y Santo Stefano (ahora Santissimi Apostoli) tienen que convertirse en su casa de oración; tiene que formarse en ellos el animus revertendi. Este es el punto esencial para nosotros, hacer que todos adquieran consciencia sobre su calidad de miembros vitales de un organismo sobrenatural; tienen que sentir la exigencia de integrar y de ser integrados en esta comunidad en la que se inserta su existencia cristiana. Esa es la base del edificio, comunidad eucarística en la que cada uno siente que es un miembro vivo y experimenta la necesidad de ella para su vida.

De ahí los corolarios: la piedad eucarística (junto con la piedad mariana a la que está ligada) debe ser la piedad esencial de esta comunidad. Esta idea debe estar siempre presente y ser repetida siempre; debe penetrar profundamente en todos. 

El catolicismo –la Iglesia católica‒ no sería grande y universal si no fuera la comunidad de la que Cristo es el jefe invisible y Pedro el visible; se articula en infinitas comunidades eucarísticas: la nuestra es una de ellas.

2) Comunidad de oración, afianzar la práctica del rosario del sábado en común, además de poner en práctica la idea de que las familias recen juntas el rosario. Esta articulación de la comunidad de San Procolo en tantas pequeñas comunidades familiares es la idea nueva pero orgánica que hay que poner en práctica: lo exige el desarrollo orgánico, el crecimiento de la comunidad (Nuto). Una verdadera comunidad no es una comunidad si no se desarrolla orgánicamente mediante pequeñas comunidades: un tejido de pequeñas comunidades orantes que lleva hasta la periferia el espíritu impulsor del centro del corazón es un fundamento sólido para el edificio entero. Hay que meditar sobre esta idea orgánica, y vigorosamente; el Señor la bendecirá sin lugar a dudas: es la señal de que vamos creciendo decididamente; ¡esta idea podrá permitir el reclutamiento de energías nuevas y dará lugar en todas partes a un vivo fermento apostólico! Luego afianzar el sábado y constituir y afianzar estas numerosas unidades de oración.

3) Comunidad de bienes, es el corolario natural de las dos comunidades anteriores: es preciso que seamos como los vasos comunicantes, que el vaso lleno llene el vacío. Luego polarizar a los ricos hacia esta comunidad nuestra para que sientan el júbilo de transmitir sus bienes a los pobres; es el acto de caridad más alto que podemos hacer de cara a las criaturas pudientes: ¡introducirlas en una comunidad que les dará la ocasión de hacer que sus riquezas circulen! Esta comunidad de bienes (en sentido genérico) es un elemento constructivo a su vez de nuestra comunidad de San Procolo porque es el corolario de la unidad orgánica en la que el Señor nos ha constituido. 

Este hecho nos obliga a mantener una mirada atenta hacia la búsqueda de ayudas para nuestros hermanos más pobres: ¡buscar pan, casa, ropa, trabajo, libertad, etc. para quienes lo necesitan!

Por último, la base de esta comunidad de San Procolo es una comunidad apostólica reducida: comunidad de apóstoles a los que Jesús ha llamado; está comprometida con esa propia vida de amor con Dios que es la premisa sobre la que se asienta el edificio entero. Estrechar vivamente los lazos de esta comunidad más reducida (Busoni) con todos los medios sobrenaturales que el Señor puso a nuestra disposición. La «partida» de nuestro querido Enzo deberá constituir para todos la razón de la puesta en marcha de esta obra de amor constructivo que la Virgen os confía.

Saludos fraternos, rezo por vosotros.

La Pira